Convocatória aos PUEBLOS de NUESTRA AMERICA

jueves, 26 de noviembre de 2015

Solidaridad con los y las periodistas criminalizados

SOLIDARIDAD CONTINENTAL CON RESUMEN LATINOAMERICANO

Numerosos medios populares latinoamericanos y de Europa se solidarizan con el director de Resumen Latinoamericano y una periodista mexicana
 
Solidaridad con los y las periodistas criminalizados y/o perseguidos y/o judicializados en Latinoamérica y el Caribe.
Para adhesiones, enviar confirmación al correo:  
Los abajo firmantes, participantes de la Reunión Continental de Medios de Comunicación realizada en Sao Paulo, Brasil, los días 20, 21 y 22 de noviembre, manifestamos nuestra solidaridad con el compañero periodista argentino Carlos Aznárez, director de Resumen Latinoamericano y con la compañera periodista mexicana Patricia Barba Avila, perteneciente al FEMCAI (Frente de Medios de Comunicación Alternativos Independientes).
En el caso del colega argentino, recientemente sufre la apertura de una causa penal por parte de la Delegación de Asociaciones Israelitas de la Argentina (DAIA), que lo acusa por ser solidario con el pueblo palestino y manifestarlo públicamente. Esa entidad sionista no se contentó con ello sino que a partir de la denuncia provocó que la Fiscalía que lleva el caso solicitó a Google Internacional la entrega de todos los correos del periodista desde julio de 2014 hasta la actualidad. Todas estas medidas, sumado a la persecución del director de Resumen Latinoamericano, significan una abierta violación del derecho de expresión, de la libertad de opinión y de la privacidad de las fuentes del periodista y del medio que representa.
En el caso de la periodista mexicana ha sufrido reiteradas y graves amenazas por informar sobre un caso que encubre una oscura trama ligada al poder y al paramilitarismo en su país y que se conoce como “el caso Wallace”. Debido a estos hechos la colega Barba Ávila (que estaba invitada a participar en nuestro Encuentro de Medios) debió salir de su país para proteger su vida.
Además de repudiar estas instancias que atentan directamente contra el normal desenvolvimiento de la profesión periodística, y de repudiar a quienes generan ambas circunstancias, nos comprometemos a difundir estos casos en nuestros respectivos medios y exhortamos a rodear de más solidaridad a nuestros compañeros, que indudablemente son perseguidos por ser leales a su compromiso una ética y una forma de hacer periodismo.
Firman:
ALBA Movimientos
Brasil de Fato (Brasil)
Resumen Latinoamericano (Argentina)
Periódico Periferia Prensa Alternativa (Colombia)
ALBATV (Venezuela)
Abya Yala Televisión (Bolivia)
Opera Mundi (Brasil)
TV Drone (Brasil)
Radio Cooperativa (
El Ciudadano (Chile)
Agencia Prensa Rural (Colombia)
Colombia Informa (Colombia)
Contagio Radio (Colombia)
Agencia Prensa Latina (Cuba)
Cubadebate (Cuba)
ALAI (Ecuador)
CORAPE (Ecuador)
Democracy Now! en Español (EEUU)
The Real News Network (EEUU)
La Cuerda (Guatemala)
Radio Progreso (Honduras)
Il Manifesto (Italia)
Radio 580AM (Nicaragua)
INKARRI TELEVISION (Perú)
Diario Uno (Perú)
Grupo de Medios República Dominicana
RT en Español (Rusia)
Brecha (Uruguay)
Espika FM – Colectivo Espika (Uruguay)
ZUR pueblo de voces (www.zur.org.uy) (Uruguay)
Revista Epale CCS (Venezuela)
Periódico 4F (Venezuela)
Telesur (Venezuela)

ABANDONADOS OS PRINCÍPIOS ÉTICOS E AS BANDEIRAS IDEOLÓGICAS, A DEGRINGOLA NÃO TEM FIM.

Poderia ter havido uma séria crise institucional, um conflito de Poderes, caso o Senado questionasse a controversa interpretação que o Supremo Tribunal Federal deu à Constituição para justificar a primeira detenção no Brasil de um senador em exercício. 

Mas, tão acachapantes eram o áudio/transcrições da proposta indecente e do plano de fuga, trombeteados exaustivamente pela mídia, que poucos parlamentares ousaram desfraldar a bandeira da incolumidade do Legislativo. 

O que o eleitorado pensaria de quem o fizesse? Decerto concluiria que tinha igualmente o rabo preso com a corrupção... [Que estranho período vivemos: alguém desperta como um dos homens mais poderosos da República e adormece como um pária encarcerado!]
Delcídio do Amaral: de figurão a pária em 12 horas.

Também o presidente do PT, Rui Falcão, deu uma solene banana para o líder do governo no Senado, afirmando que o partido não estava obrigado a manifestar solidariedade a Delcídio do Amaral, pois "nenhuma das tratativas atribuídas ao senador tem qualquer relação com sua atividade partidária, seja como parlamentar ou como simples filiado".

Como os dirigentes petistas se preparam para expulsar o pária na semana que vem, deduz-se que, apesar da ressalva retórica, Falcão considera ponto pacífico a existência das "tratativas atribuídas ao senador", caso contrário estaria cometendo uma enorme injustiça ao abandoná-lo às feras e articular sua expulsão.

Só faltou comunicar seu entendimento à bancada do PT no Senado, que pagou o mico de ser responsável por 9 dos 13 votos contrários à decisão do STF (os favoráveis foram 59). Estranha solidariedade a deles, para com um colega acusado de participar da roubalheira de dinheiro público e que se aliou a um banqueiro numa tentativa mafiosa de afrontarem a Justiça, tirando das grades e do País um corrupto confesso! Registro o nome dos dois únicos senadores petistas que honraram seus mandatos: Paulo Paim e Walter Pinheiro. E concedo o benefício da dúvida à ausente Fátima Bezerra.
André Esteves (no momento da chegada da polícia?)

Aliás, o aspecto que mais me choca no episódio é exatamente este, o da promiscuidade com banqueiros, que parece ter-se tornado marca registrada do PT.

Ora é Dilma Rousseff que convida o presidente do Bradesco para ministro da Economia, aceita que este mande um subalterno insignificante no seu lugar e o mantém no posto contra tudo e contra todos (inclusive Lula), mesmo depois de ficar mais do que evidenciada sua incompetência e seu retumbante fracasso.

Ora é a adoção de medidas econômicas que impõem terríveis ônus aos excluídos, trabalhadores e classe média, significativos ônus à indústria e comércio, alguns ônus à agricultura, mas ônus nenhum ao capital financeiro, que surfa e até lucra com a recessão.

E agora um banqueiro aparece ao lado de um grão petista não só no envolvimento com crimes do colarinho branco como o mensalão ou  petrolão, mas também num esquema de bandidagem pura e simples. Como disse o jornalista Vinícius Torres Freire, "falta apenas alguém mandar matar testemunha (*), policial, procurador ou juiz". 

relação indecente/parceria criminosa entre Delcídio do Amaral e André Esteves faz lembrar a de guerrilheiros desvirtuados com narcotraficantes na Colômbia. Comprova que, quando são abandonados os princípios éticos e as bandeiras ideológicas, a degringola não tem fim.

Ou, talvez, tenha: pode ser que termine no tanque de merda ao qual, com a finesse que lhe é inerente, referiu-se o indigitado senador Jader Barbalho.

Trata-se do habitat natural dos personagens desses escândalos que infestam a política oficial, agora sem distinção nenhuma entre petistas e não petistas, todos enfiados até o pescoço nos excrementos.
.
* talvez esta forma mais simples de eliminarem o risco Cerveró só não tenha sido cogitada por temor de um novo caso Celso Daniel.

OUTROS POSTS RECENTES DO BLOGUE NÁUFRAGO DA UTOPIA (clique p/ abrir):

miércoles, 25 de noviembre de 2015

La Tercera Guerra Mundial

Por Luis Manuel Arce*
  • Las acciones criminales de una serie de organizaciones terroristas entre las que destaca el mal denominado Estado Islámico, vuelven a poner en la mesa de discusión el tema de una tercera guerra mundial.
Estado Islámico
El caso involucra conceptos religiosos y políticos, y en ambos hay una base común económica y de geopolítica aparentemente ambigua por las deformaciones ideológicas que sepultan lo que verdaderamente está ocurriendo en todo el mundo y no solamente en Siria, Iraq, Afganistán y otros países.

Después de acciones terroristas como las del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, la voladura de trenes de cercanía en España, los descomunales hechos de París, guerras como las de Oriente Medio, ataques impunes, groseros y criminales de Israel contra territorio palestino, conspiraciones con violencia sangrienta en Venezuela, amenazas similares en Ecuador y Brasil, hay que preguntarse si la II Guerra Mundial concluyó con la toma de Berlín en abril de 1945 y la firma de la capitulación nazi en Karlshorst el 9 de mayo ante la presencia del general Gueorgui Zhúkov, comandante en jefe de las tropas soviéticas en Alemania, quien desarmó totalmente a la Wehrmacht (ejército, marina de guerra, fuerza aérea y las Waffen-SS).

En ese sentido, la decisión de los aliados de intentar adelantarse al Ejército Rojo en la ocupación de la capital alemana -con el imposible deseo incluso de impedir la entrada de los soviéticos- fue parte de la antesala del fin del conflicto bélico, pero no del final de la guerra en sí.

Hubo un cambio en la dinámica de la conflagración que giró a una segunda etapa conocida ulteriormente como "guerra fría" por desarrollarse dentro de un ámbito de paz relativa y bajo conceptos políticos e ideológicos diferentes, pero en el fondo seguía siendo una guerra caliente por las intenciones de sus promotores de dominar el mundo.

Un ejemplo extremo de que no era una guerra fría es la Crisis de Octubre en Cuba, o Crisis de los cohetes como se conoce en el exterior, que puso al planeta al borde del holocausto nuclear por esa política de dominación mundial de Estados Unidos.Su máxima expresión fue el acelerado desarrollo de la carrera armamentista con la creación del complejo militar industrial, un sector empresarial bélico que estimuló como nunca antes la más sofisticada tecnología para medios de destrucción en masa, el desborde nuclear que ha mantenido en vilo a la humanidad, la proliferación de guerras denominadas de baja intensidad, y la permanencia de grandes y complejas conspiraciones políticas y militares en cualquier lugar del mundo.

Tomando en cuenta esos y otros muchos aspectos, la Segunda Guerra habría continuado durante largos años después de la capitulación alemana, y pareció concluir con la desintegración de la Unión Soviética y el campo socialista europeo, y la caída del Muro de Berlín, hecho simbólico que marcó la autoproclamación de "victoria final" que Occidente no pudo facturar en mayo de 1945 como hubiese querido.

Estimulados por la desaparición de la URSS y seguros además de que esa "victoria" de Occidente era cierta y duradera, brotaron nuevos conceptos como los aireados por Daniel Bell en su obra El fin de la ideología, y el estudio más profundo y estratégico de Francis Fukuyama El fin de la historia y el último hombre, que se inscriben dentro de la política de deshistorización del tiempo y el estímulo a la distopía para borrar la memoria histórica, fomentar el desencanto y la indiferencia sobre todo de los jóvenes y estudiantes.   Hablar del marxismo y del socialismo o citar los clásicos de esa teoría, era como desenfarda.

Más pronto que lo imaginado, esos y otros conceptos que brotaron o tomaron fuerza desde los escombros del Muro de Berlín, como la globalización y el mundo unipolar que concedían poder omnímodo a Estados Unidos, fueron sucumbiendo a las nuevas realidades de un mundo peligrosamente sin equilibrio al cual siempre temieron los generales del Pentágono más ecuánimes y realistas.

En una era de dominio absoluto de los combustibles fósiles en las grandes economías como las de Estados Unidos y Europa, y las evidencias científicas de que se trataba de un recurso natural no renovable y en extinción lenta pero segura, el petróleo marcó la política exterior de esas potencias el resto del siglo XX y lo que va de la nueva centuria, las cuales creyeron que sin la URSS en el escenario había llegado la hora de un nuevo reparto del mundo signado por los yacimientos del hidrocarburo.

La guerra fría, que se daba por concluida con la derrota del socialismo europeo y la conversión en estados soberanos de las regiones que componían la Unión Soviética, cedió a la guerra caliente en los escenarios más productivos y estratégicos para la Casa Blanca: Iraq y Afganistán, cuando ya Vietnam era solo historia no recordada.

Ambas plazas eran claves en la ruta del oro negro trazada por Washington y Wall Street para los programas de expansión y dominio de Estados Unidos en la región petrolera más explorada y explotada del mundo, y servirían de base para una geoestrategia militar y política que afectaría a todos los países del área y garantizaría un nuevo cerco en las fronteras orientales de Rusia y sus aliados en los estados independientes.

Las fuerzas más reaccionarias y retrógradas en Oriente Medio y África fueron reorganizadas y estimuladas en un corto período, como Al Qaeda y ahora el Estado Islámico, lo que permitió crear una matriz terrorista en nombre del Islam, una falacia dirigida a colmar de infamia al mundo musulmán que ha servido de teatro para los más horribles crímenes, mientras se dejaba actuar impunemente a Israel contra los palestinos y se sembraba el odio y la discordia entre los pueblos árabes.

Los acontecimientos en Siria -donde Rusia ha demostrado que la guerra en ese país y su destrucción virtual pudo haberse evitado si las acciones antiterroristas anteriores a su intervención militar hubiesen estado realmente dirigidas a liquidar el conflicto y no a derrocar al gobierno de Bashar al-Assad-, han dado un giro de 180 grados a la situación en la región.

Causan indignación las revelaciones de que los convoyes con el petróleo robado por el EI a Siria e Iraq pasaran impunemente a manos de los buitres de la guerra para comercializarlos a favor de intereses espurios, mientras los presuntos ataques de Estados Unidos y sus aliados a los terroristas mantenían intactas las estructuras de esa organización y su accionar contra el gobierno sirio.

 
Quizás temiendo lo incierto y riesgoso de basar su economía en un petróleo ajeno e impregnado de pólvora, y sabiendo que sus yacimientos naturales del hidrocarburo estaban exhaustos y su producción de crudo había llegado a su cenit hacía bastante tiempo, Estados Unidos ha cometido la insensatez de extraer sus exquistos bituminosos mediante la técnica del fracking o fracturación, en momentos en que es más angustiante el cambio climático, lo cual demuestra que su economía sigue dependiendo de manera importante del combustible fósil.

Pero la guerra en la ruta del petróleo se mantiene, y los ataques y la agresividad hacia la Revolución bolivariana es parte de ella, como se demuestra en las revelaciones de Snowden sobre el espionaje a Petróleos de Venezuela. En ese complejo teatro de acontecimientos, la religión en general, y no solamente el Islam, es uno de sus atrezos importantes y ha sido profundamente afectada mediante una política consciente de deformación de sus valores, una repugnante tergiversación de su misión, y un instrumento para convertir a sectas en el Oriente Medio y África en chivos expiatorios de un mal mayor y mucho más grave, que es la injerencia militar y política, la ocupación de países soberanos por medio de la violencia indiscriminada, criminal y destructora, y la violación a mansalva de todos los derechos de los que debe gozar el ser humano, incluso los de la fe.

Creyentes y no creyentes ahora mismo se cuestionan la sangre que corre a raudales, y la miseria y enfermedades que diezma a los pueblos, o las amenazas del hambre y la guerra que provocan emigraciones constantes desde el sur periférico hacia la Europa todavía opulenta como un nuevo éxodo de épocas pretéritas, sin que el sacrificio de Jesús en la Cruz, ni la expulsión de los mercaderes del templo, pudieran poner fin al caos reinante y a la ambición desmedida que se ha mantenido desde aquellos tiempos hasta nuestros días.La religión, tanto en su sentido filosófico como evangélico, e incluso en su liturgia, no debería ser vinculada más a la guerra, sea cual fuere la creencia o la tendencia en que se milite.
El Papa FranciscoEl dominico Frei Betto decía recientemente sobre el silencio de Dios ante tanta barbarie de los hombres, que Jesús no vino a fundar una religión u otra iglesia, sino a proponernos un nuevo proyecto civilizatorio, basado en el amor y en la justicia: la globalización de la solidaridad, como lo definió el papa Juan Pablo II. En el reino de César pagó con su vida el hecho de anunciar otro reino, "otro mundo posible", el de Dios. No, como piensan muchos, situado al otro lado de la vida, sino aquí y ahora, y cuyo prototipo encarnó él mismo. Por eso nos enseñó a orar así: "Venga a nosotros tu reino".
El Papa Francisco ha dicho que estamos en la Tercera Guerra Mundial. Muchos también lo creen así.

En las confusiones que generan el descabellado uso de drones para despersonalizar las masacres, los cohetes mortíferos sobre las ciudades árabes-musulmanas, o los bombardeos de Israel en los territorios ocupados y colonizados -que de alguna manera hacen olvidar aquellas ordenadas por los expresidentes Bush padre y Bush hijo en Iraq y Afganistán, sin que aún la humanidad ni Dios los haya juzgado-, y los atentados terroristas en Nueva York, Madrid, París y otras latitudes que no se justifican con nada, la angustia se apodera de la comunidad internacional al pensar que las cosas pueden empeorar. 
 
*Editor de Prensa Latina
 
Fuente:  Almayadeen

martes, 24 de noviembre de 2015

La derecha vuelve al gobierno en Argentina

Por Emir Sader

mauricio-macri-electo-argentina 

Esta vez las encuestas no se han equivocado, ganó la derecha y vuelve a gobernar Argentina, después de 12 años de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.

Es la primera vez, desde 1998, cuando Hugo Chávez se eligió presidente de Venezuela, que un gobierno progresista de América Latina es derrotado y se interrumpe la construcción de alternativa al neoliberalismo. En elecciones anteriores, como las de Venezuela y de Brasil, los triunfos se dieron por márgenes estrechos, pero en Argentina las tendencias indicaban la probable victoria del candidato de Cristina Kirchner.

Una derrota de esas dimensiones no se debe a un solo factor, tiene que ser resultado de problemas en la gestión del gobierno nacional y de la provincia, de debilidades del candidato escogido, de errores en la campaña electoral, de éxitos en la sistemática campaña de los medios de información en contra del gobierno y del buen desempeño del candidato opositor.

El gobierno de Cristina llegaba a su final con alto nivel de apoyo y, a la vez, alto nivel de rechazo, por el propio estilo de enfrentamiento adoptado por ella, que permitió una gran movilización de la militancia kirchnerista pero, a la vez, provocó altos índices de rechazo en los sectores opositores. El gobierno contaba con significativos avances sociales, sobretodo en comparación con el más grande retroceso social que el país había vivido, en la crisis del 2001/2002. La propia oposición tuvo que reconocerlos, al punto que sus candidatos se han comprometido a mantener los principales programas sociales del gobierno

La reelección de Cristina, en 2011, con el 54% de los votos contra el 22% del principal candidato opositor, consagraba los avances conquistados y el estilo del gobierno. Sin embargo, en los últimos años, esos avances fueron cuestionados especialmente por los efectos de la inflación – del 25% al año – sobre el salario de los trabajadores. Al mismo tiempo el control del cambio producía descontentos en sectores de la población, multiplicados por las campañas negativas de los medios de información. La ruptura del gobierno con la principal central sindical dificultó aún más la política de control de los daños de la inflación.

La definición del candidato del gobierno no desembocó en una buena alternativa. No había un candidato preferido por Cristina, al mismo tiempo que el único que se situaba bien en las encuestas – Daniel Scioli – había tenido roces con el gobierno, y no sería el escogido por Cristina, en caso de que ella tuviera alternativas.

Cristina optó así por Scioli, confiando en su favoritismo en las encuestas, ella, por otro lado, definió su candidato a la Vicepresidencia, y contaba con obtener una consistente bancada parlamentaria y el probable gobernador de la provincia de Buenos Aires, como presencia política del kirchnerismo.

En la campaña Scioli se ha revelado un mal candidato y, al mismo tiempo, los resultados electorales en la provincia de Buenos Aires, han revelado que el suyo no fue un buen gobierno. Esto, combinado con la definición de un candidato con mucho rechazo para sucederlo, llevó a la pérdida de la dirección de la provincia, principal bastión del peronismo.

El gobierno contaba también con las dificultades de la oposición. Esta vez el principal adversario no era el radicalismo, pero se dividía entre un disidente del gobierno – Sergio Massa – y un opositor frontal – Mauricio Macri. Massa aparecía como el candidato más peligroso para el gobierno, porque podría contar con los votos peronistas y antiperonistas. En ese sentido, Macri aparecía como un candidato teóricamente con menor competitividad, por ser frontalmente antiperonista.

La más grande sorpresa electoral, que ha cambiado el escenario político, fue el resultado de la primera vuelta, cuando las encuestas daban el triunfo directo de Scioli o una ventaja holgada, que lo haría llegar a la segunda vuelta como el franco favorito.

La mayor sorpresa electoral, que cambió el cuadro político, fue el resultado de la primera ronda electoral, cuando se esperaba – según las encuestas – el triunfo directo de Scioli. La diferencia de menos del 3%, con una suma significativa de votos de los candidatos opositores, aliada a la sorprendente derrota del kirchnetismo en la provincia de Buenos Aires por una joven candidata vinculada a Macri, proyectaron el favoritismo de la oposición para la segunda vuelta.

Macri posicionó, en aquel momento, la imagen de que la mayoría de los argentinos – 64% - habría votado por el cambio, mientras Scioli representaba la continuidad del kirchnerismo. Ese escenario no cambió a lo largo de la campaña de la segunda vuelta, aun con Scioli intentando distanciarse del gobierno y con Cristina apareciendo menos. En el resultado final, Macri conquistó 20 puntos más en la segunda vuelta, mientras que Scioli logró tener 8 puntos más. Macri conquistó el 70% de los votos nuevos, mientras Scioli el 30%.

El resultado representa un cambio radical en la política argentina, por más que Macri haya moderado sus posiciones respecto a las privatizaciones y a la política social del gobierno de Cristina. Su principal medida inmediata, anunciada por el equipo económico neoliberal definido por él, será la devaluación del peso, para buscar cerrar la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo, con su liberalización, con todas las consecuencias de esa medida con respecto a los salarios, los precios y el empleo.

Macri cuenta con la división del movimiento sindical y con la adhesión del principal dirigente de la principal central a su campaña. Pero esta es una variable todavía abierta y depende de cómo el sindicalismo va a reaccionar a los duros efectos de la liberalización del cambio sobre las condiciones de vida de los trabajadores.

Argentina, con Macri, da un nuevo viraje a la derecha, similar al que dio Carlos Menem, hace dos décadas y media, cuyo contrapunto vino desde dentro del mismo peronismo, con el gobierno de los Kirchner.

Llega la hora de la temida restauración conservadora, que tiene su hora y su desafío. Van a querer borrar de la memoria de los argentinos y de la sociedad argentina todos los avances del rescate realizado por los gobiernos de los últimos 12 años de la peor crisis de la historia del país, resultado justamente del modelo neoliberal que Macri quiere de vuelta a la Argentina.

Serán años turbulentos los que vienen frente a la más gran estabilidad política y apoyo popular que la Argentina ya ha vivido.

- Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

URL de este artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/173755


* Artículos relacionados:
- Gana Macri: Argentina cambia de rumbo (Álvaro Cuadra)
- Macri, la derecha del siglo XXI en Argentina (Alfredo Serrano Mancilla)
- Señales de alerta en el camino al "cambio" en Argentina (Mark Weisbrot)
- Golpe contra la América Latina progresista (Sergio Ferrari)

No te alcanzó

No te alcanzó
Por Pablo Carrasco
2logros
No te alcanzó. Fueron presos varios milicos y no te alcanzó. Te devolvieron 118 nietos, pero no te alcanzó. Te devolvieron el Carnaval y no te alcanzó. Te devolvieron Aerolíneas y no te alcanzó. Te devolvieron YPF y no te alcanzó. Te devolvieron los trenes y no te alcanzó. Te devolvieron el agua (AYSA) y no te alcanzó.
Te pudiste comprar una moto, o un autito, o una casita en el mejor de los casos y no te alcanzó. Llenaste el pasaporte de sellitos y no te alcanzó. Compraste uno o dos plasmitas (de esos que tienen el calco "Fabricado en Tierra del Fuego") y no te alcanzó. Tenés cada vez más laburo y no te alcanzó.
Si tenés suerte te podés dar el lujo de laburar de lo que te gusta, pero tampoco te alcanza. Te jubilaron y te aumentaron la jubilación dos veces por año (puede ser que no te alcance pero contra el 13% menos de la Bullrich y las marchas de tooodos los miércoles noventosos, no me digas que no estás en Disney).
Te dieron una netbook, Tecnópolis, Canal Encuentro, Paka-Paka, cultura por todos lados y no te alcanzó. Te colgaron arriba del marote dos satélites made in Argentina, pero no te alcanzó. Te pasaron toooodos los partidos gratis y en hd y no te alcanzó (si, con tus impuestos).
Te dieron una Asignación Universal por Hijo, el matrimonio igualitario, la ley de Identidad de Género, la de Empleadas Domésticas y creeme que puedo seguir un rato largo, pero no te alcanzó. Te lo cantó El Indio, La Renga, Charly, Fito, León y una lista interminable de artistas a los que seguiste y admiraste toda tu vida, pero no te alcanzó (seguramente están todos pagos).
Te metieron en el balero que todo es una mierda y compraste como loco. Te inyectaste cuantas dosis de mierda diaria estuvo al alcance de tu control remoto, pero eso parece que tampoco te alcanzó porque siempre querés meterte un poco más.
Te hiciste eco de cuanta denuncia de corrupción te zumbaba en el oído y terminaste votando a un tipo procesado que jamás te dio una propuesta concreta ni te blanqueó con quién iba a formar su dream team, pero a vos no te importó porque todo lo otro no te alcanza.
Te lo avisó la extrema derecha con Cecilia Pando a la cabeza, pero vos preferís no saber bien quién es. También te avisó Cavallo, Duhalde, Melconian, Sturzenegger, Prat Gay (si, el que zafó casi un palo verde del corralito y dijo horrorizado que podía llegar a gobernar un santiagueño), pero a vos no te alcanzó.
Comprás eso de "pobreza cero" como si fuese una promo de super y vos viste cómo los muchachos de Mauricio fajaban a la gente sin techo que paraba en la Plaza Almagro hace un par de años, pero no te alcanzó.
Hoy te ponen a Macri, ayer fue a De La Rúa, antes de ayer a Menem y en cuatro años te pondrán otro títere, pero a vos tampoco te alcanzó y seguís consumiendo el mismo veneno desde hace más de 40 años (como verás, los del clarinete son los únicos que siempre están y pisan fuerte).
Tenés internet para seguir proyectos de ley (y cómo se votan), canales transmitiendo en vivo desde el Senado para vigilarlos de cerca (como para darte cuenta quién se sienta a debatir y quién te está tomando por pelotudo hablándote de falta de diálogo) pero obviamente no te alcanzó y preferís que el humo del choripan te tape el bosque.
Tuviste 12 años para darte cuenta de al menos alguna de todas estas cosas, pero no te alcanzó.
Qué te voy a decir? Si no te interesa ni lo que se hizo ni lo que falta hacer... por más título que le pongan, ustedes no cambian más.

OS CARNICEIROS DO ESTADO ISLÂMICO MATAM PORQUE GOSTAM DE MATAR

Meus leitores habituais já sabem que tenho ojeriza profunda aos fanáticos religiosos que exumaram e exacerbaram o terrorismo clássico. Vale a pena explicar os motivos.

Ao contrário de considerável parcela dos articulistas ditos de esquerda, li muito Marx, Engels, Lênin e Trotsky nos meus anos de formação política. E aprendi que a abolição do capital e o fim da sociedade de classes seriam o coroamento da marcha civilizatória, o final de uma longa caminhada das trevas para as luzes, do tacão da necessidade para a plenitude da liberdade.

Então, como os autores citados, só posso considerar patética a tentativa de fazer o relógio da História retroceder à Idade Média, quando os pastores de cabras aceitavam que a idiotia religiosa regesse cada esfera da vida social e da moral individual, e acreditavam que dizimar infiéis lhes abriria as portas do paraíso. 

Desde o aiatolá Khomeini, sou totalmente contrário ao oportunismo da má parte da esquerda que, trocando o marxismo pela geopolítica, alinha-se com os inimigos da civilização, apenas porque, circunstancialmente, estão na contramão de EUA, Israel, França ou qualquer outro vilão da vez. É simplesmente aberrante a esquerda, filha do iluminismo, dar as mãos a quem quer anular o iluminismo e todas as suas consequências!

Também me irrita profundamente a forma como os terroristas de Alá ajudam a indústria cultural a incutir no cidadão comum a paranoia face aos diferentes. Num momento em que o capitalismo putrefato o expõe aos piores rigores econômicos e à vingança da natureza, a existência de um bicho papão é mais do que conveniente para quem pretende mantê-lo submisso e conformado, encarando as catástrofes climáticas como fatalidades, a desigualdade como ordem natural das coisas e a polícia como protetora, suportando sem chiar as  agruras nossas de cada dia.

O que a indústria cultural insidiosamente incute nos seus públicos, martelando sem parar? A sensação de que tudo vai bem na vidinha de todos até que surge qualquer ameaça externa, como assassinos seriais, zumbis ou... terroristas. Os papalvos devem prezar a normalidade e temer unicamente aquilo que a quebre. É onde se encaixa, como uma luva, a bestial matança perpetrada pelo Estado Islâmico na 6ª feira 13. 

Desconheço autoproclamados inimigos do sistema mais convenientes para o dito cujo do que os carniceiros de Alá. O ataque pirotécnico da Al Qaeda ao WTC deu pretexto a uma longa e terrível temporada internacional de estupro dos direitos humanos, da qual finalmente estávamos emergindo quando o EI entrou em cena para fornecer novos e valiosos trunfos propagandísticos para os trogloditas da direita. Se depender dos jihadistas, a guerra ao terror nunca acabará.

Por último, os verdugos de Alá, com seus atentados covardes contra civis e suas repugnantes execuções de prisioneiros, agridem de tal forma a sensibilidade dos cidadãos equilibrados que facilitam a disseminação de preconceitos contra qualquer forma de resistência armada a governos totalitários. 

A direita deita e rola nesse clima de rancor cego, que propicia a satanização dos combatentes que, em situação de extrema inferioridade de forças, desafiaram heroicamente o terrorismo de estado nos anos de chumbo; propiciou a satanização de Cesare Battisti, mediante a afixação de um rótulo que nem sequer fora utilizado no momento dos acontecimentos (a Justiça italiana não o acusou nem condenara como terrorista). Serve para tentar socar-nos goela adentro uma lei que permitirá enquadrar as mais inofensivas formas de protesto como crimes gravíssimos.

Sou veterano de uma organização armada que erigia como inimigos apenas os torturadores, assassinos e dirigentes da ditadura militar, fazendo tudo para evitar que civis e os inconscientes úteis apanhassem as sobras dos confrontos. Preferíamos sacrificarmo-nos do que sacrificar os inocentes. Então, é chocante ao extremo para mim constatar a falta de um mínimo resquício de humanidade, de compaixão, de empatia com outros seres humanos, nesses autômatos de Alá. 

Mandar bala em jovens que alegremente socializavam num boteco é coisa de nazista, de psicopata! Para tentar compreender personalidades tão monstruosas, só mesmo uma abordagem psicanalítica como a do escritor português João Pereira Coutinho (vide íntegra aqui), com a qual encerro esta divagação: 
"...quando olho para o rosto dos terroristas, o que vejo é a felicidade da matança. Eles não matam apenas por uma religião (que mal estudaram) ou por razões geopolíticas (que nem sequer entendem). 
Eles matam porque gostam de matar. Como dizia Ernst Jünger, eles estão tomados pela 'vermelha embriaguez do sangue'. 
...o que me interessa no relato [de Jünger em seu livro A Guerra como Experiência Interior] é a dimensão de êxtase que o combatente sente na batalha. A sociedade pode refrear 'a pulsão dos apetites e dos desejos', escreve ele (como escreveu Freud). Mas a parte bestial do ser humano não pode ser abolida da nossa natureza.
Somos feitos de razão e sentimento. Mas também de fúria e instinto. E, quando provamos a loucura da guerra, emergimos como 'o primeiro homem', o homem das cavernas. 
...embalados pelo conforto da paz, somos incapazes de entender, muito menos aceitar, a felicidade dos terroristas. A felicidade de homens como nós que provaram e gostaram do sangue. E que exatamente por isso querem mais e mais e mais –até que a morte nos separe"
OUTROS POSTS RECENTES DO BLOGUE NÁUFRAGO DA UTOPIA (clique p/ abrir):