Convocatória aos PUEBLOS de NUESTRA AMERICA

domingo, 10 de marzo de 2013

El cáncer inducido ¿una posibilidad real? Algunas opiniones sobre el tema


 

De todo se ha leido... desde insultos de los fundamentalistas de siempre, que hablan de "un castigo divino", hasta la creencia arraigada en nuestros corazones de que, para casualidad, es mucha. Veamos entonces estos artículos que tratan el tema, la posibilidad de que la larga mano del Imperio se esconda tras esta enfermedad que siempre ha sido un flagelo de la humanidad, pero que ahora parece inclinarse a los que molestan al Tío Sam:
Palabras de Chávez cuando comentara este tema
http://www.ivoox.com/cancer-presidentes-latinoamericanos-audios-mp3_rf_1846379_1.html

Peculiar cáncer ataca presidentes

Por Rashid Sherif

Lo supimos a través de las revelaciones de Wikileaks: Hace dos años, Hilary Clinton envió al embajador en Buenos Aires un mensaje secreto para pedirle que investigue la salud de la Presidenta Cristina Fernández. Necesitaba saber sus hábitos personales, sus gustos, cómo ella manejaba el estrés en relación con su trabajo, y muy particularmente hizo ésta pregunta: ¿Acaso tomaba alguna medicina y cual sería?

¿Por qué será que la Jefa del Departamento de Estado estaba indagando en secreto semejante información acerca de la salud de una jefa de Estado?

Extrañas coincidencias: Al poco tiempo, la Presidenta Cristina Fernández, que hasta ahora había disfrutado de una excelente salud, de pronto se le detectó un tumor de la glándula tiroidea. Por suerte, nos enteramos luego que se trató de un tumor benigno. Otro hecho ocurrió de repente: Su esposo, antiguo Presidente Néstor Kirchner entonces candidato de nuevo a la presidencia, había tomado un café en un hotel en la Patagonia donde acostumbraba ir. A las pocas horas, de noche, fue presa de un repentino malestar y murió de infarto fulminante del miocardio. Otras noticias no menos sorprendentes: El Presidente de Paraguay, Fernando Lugo tuvo un cáncer linfático. También la Presidenta Dilma Rousseff padeció de cáncer mientras estaba en campaña electoral. Ella era antiguo líder de un movimiento de liberación nacional en los años terribles de la dictadura militar apoyada por Estados Unidos, fue detenida y torturada. A su vez, el Presidente Lula da Silva de pronto sufrió de cáncer, su pueblo lo reclamaba para presentarse a futuras elecciones. El Presidente de Venezuela Hugo Chávez quien tenía perspectivas muy favorables para presentarse por un nuevo periodo presidencial, sufrió una y otra vez en recaídas de un tumor canceroso particularmente maligno. En fin, llaman la atención poderosamente esta verdadera serie de graves accidentes de salud física fatales en algunos casos. Eran y son jefes de Estado con antecedentes de buena salud con similares virtudes de ser portadores de la esperanza de sus pueblos y hasta de continentes del Gran Sur, aportando el aliento del cambio social, a la vez enfrentándose con mayor o menor grado a los intentos del imperio de los EEUU por derrocarlos, desprestigiarlos, alentar conspiradores locales contra ellos. Nunca dejó esos planes criminales, de allí nace la sospecha en su contra cada vez que surge un intento de golpe de Estado, una maniobra artera de sus aliados locales derechistas. En suma, se hace casi evidente encontrar su mano peluda al descubrir esa cascada peculiar de canceres persiguiendo jefes de Estado de orientación patriótica y antiimperialista. De hecho, es de conocimiento público que hace varios años ya, la CIA y el Pentágono al igual que su apéndice Israel- han desarrollado y utilizado en varias ocasiones un tipo de armamento biológico letal con una variedad de objetivos.

Pocos años atrás, Fidel estando de regreso de un viaje oficial en Argentina sufrió de pronto de una misteriosa hemorragia interna que lo puso al borde de la muerte. Resucitó por milagro y gracias al talento legendario de los médicos cubanos. Anteriormente, Yasser Arafat acosado durante dos años por constantes disparos de armas pesadas contra su residencia en Ramallah, cuando se negaba a ser deportado según lo requería Sharon, fue víctima de envenenamiento fulminante de sus glóbulos rojos y ni siquiera se pudo diagnosticar el producto letal en el hospital de París por los expertos médicos franceses. Murió de repente. Solo recientemente, se está investigando de nuevo la causa de su muerte.

En los últimos 50 años, Fidel fue blanco de alrededor de 700 y más intentos de asesinato (ha entrado ya en los anales de Guinness!), incluyendo medios biológicos sofisticados preparados en laboratorios de la CIA y el Pentágono, intentos de asesinato revelados tanto por Wikileaks como por otras fuentes oficiales y periodisticas.*

En la historia no lejana, cuando no se trata de golpe de Estado militar fomentado por la CIA sea en Chile contra el presidente Salvador Allende, o más recientemente en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya, sin olvidarnos los intentos frustrados contra Evo y Correa, el imperio está entonces urdiendo atentados disfrazados de accidentes de avión como fue el caso del Presidente de Panamá Omar Torrijos quien nacionalizó el canal (!); o el Presidente progresista Samora Machel, de Mozambique. En otros escenarios, fue el vil y cobarde asesinato del Che y recientemente el horroroso linchamiento de Muammar Gaddafi. Estos grandes líderes eran dignos patriotas de países del Sur que se oponían todos a la dominación imperialista de los Estados Unidos.

La tragedia que nos golpeó con la muerte altamente sospechosa de Arafat, hoy nos sofoca con la pérdida irreparable del Presidente Chávez, nos obliga a preguntarnos: ¿Como ese odio del enemigo llega tan cerca hasta atentar de forma insidiosa contra la vida del líder del pueblo? Mientras la responsabilidad política y moral del crimen recae directamente sobre las fuerzas de ese imperio, su responsabilidad penal más temprano que tarde se hará evidente a plena luz, ante el pueblo y la Historia. Sea por un vil atentado, sea por una enfermedad cancerosa insidiosa, sutilmente inducida, la desaparición brutal del líder transforma su existencia en destino como mártir, héroe nacional, continental y hasta internacional. Chávez amaba la vida; a la vez entregó su vida entera a su pueblo: por su lucha y sus ideas imperecederas vive y vivirá para siempre. Su talla agigantada alumbrará Venezuela y el camino de los pueblos en busca de su liberación; vivirá en la Historia que lo devuelve entre los vivos para seguir guiando sus pasos, despertar su vigilancia hasta la victoria final.

http://shaahidun.wordpress.com/

Enviado por su autor

Les comparto además sobre este tema, el trabajo de mi querido hermano Miguel, a cuyo texto pertenece la foto que encabeza este post, donde aparecen Fernando Lugo, Lula da Silva, Hugo Chávez, Dilma Rouseff  y Cristina Fernández, “casualmente” los mandatarios progresistas aquejados por la fatal enfermedad, más o menos en el mismo período:

El cáncer: ¿un arma imperialista contra las izquierdas?

Por Miguel Fernández Martínez

  La reciente muerte del presidente venezolano, comandante Hugo Chávez, volvió a poner sobre el tapete la duda acerca del origen y causas de enfermedades letales que, sorpresivamente, atacaron a prominentes líderes de la izquierda latinoamericana.

   Las máximas autoridades del gobierno bolivariano de Venezuela anunciaron recientemente que iniciarán una profunda investigación científica para tratar de encontrar la verdad sobre el agresivo cáncer que le quitó la vida al indiscutible líder latinoamericano, en momentos en que se disponía a cumplir un nuevo mandato popular de gobierno, después de ganar abrumadoramente en las elecciones de octubre pasado.

   La Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), junto a otras agencias europeas e israelíes dedicadas al trabajo secreto y la subversión, tienen un largo historial de ataques bacteriológicos contra líderes mundiales, que se fueron convirtiendo en incómodas figuras frente al proyecto hegemónico del imperialismo.

   Los casos más relevantes fueron el del ex presidente paraguayo Fernando Lugo, que padeció de un linfoma no-Hodgkins, y casi simultáneamente la actual mandataria brasileña Dilma Rousseff, en pleno apogeo de su campaña política, se tuvo que enfrentar a un cáncer en el sistema linfático.

   Otros afectados que llamaron la atención fueron el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien se le diagnosticó un tumor en la laringe, y Cristina Fernández, presidenta de Argentina, que fue operada de un cáncer de tiroides.

   Sin estar en la lista de los líderes más radicales de Latinoamérica, pero con posiciones menos comprometidas con Washington y que ofrecieron respaldo al proyecto bolivariano de integración continental, fueron afectados por el cáncer de próstata el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el ex presidente de Haití, René Preval.

   También llama la atención la repentina muerte del argentino Néstor Kirchner, mientras aspiraba a un nuevo período presidencial, que fue víctima de un fulminante infarto del miocardio mientras tomaba un café en un hotel en la Patagonia, y la grave enfermedad que atacó al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, en 2006, después de su regreso de un viaje a la Argentina.

   Aunque no se puede afirmar hasta dónde pudo llegar la siniestra mano de los órganos de inteligencia imperiales, aún están frescas las dramáticas revelaciones de la ejecución de pruebas científicas hechas por Estados Unidos con seres humanos en Guatemala a mediados del siglo pasado, que incluyeron la inoculación de graves enfermedades en personas utilizadas como conejillos de Indias.

   Tampoco se olvidan los altos índices de padecimientos cancerígenos registrados entre la población de la isla puertorriqueña de Vieques, como consecuencia de las pruebas bacteriológicas realizadas por la Marina estadounidense, y la confirmación del asesinato por envenenamiento con plutonio del líder palestino Yasser Arafat.

   La impotencia de las ultraderechas, en su afán por alcanzar el poder y control de los pueblos, jamás ha puesto límite para sacudirse de encima a los representantes populares con propuestas de gobierno a favor de los menos beneficiados.

   El chileno Salvador Allende, el panameño Omar Torrijos, el granadino Maurice Bishop, por solo citar tres ejemplos y en diversas circunstancias, murieron trágicamente en ejercicio de sus cargos, después de ver el dedo imperial inclinarse hacia abajo.

   Por su parte, el líder cubano Fidel Castro acumula un record impresionante de intentos frustrados de asesinato que supera las 600 acciones fraguadas y financiadas en las siniestras oficinas de Langley.

   Recientes revelaciones de Wikileads confirmaron a través de documentos secretos dados a conocer, que el Departamento de Estado norteamericano estuvo al corriente y con gran interés, de las posibles enfermedades que afectaban y los medicamentos que consumían varios líderes de las izquierdas latinoamericanas.

   Durante una graduación militar, en una de sus últimas apariciones públicas, el extinto mandatario venezolano Hugo Chávez sugirió que Estados Unidos puede estar detrás de la propagación de las enfermedades oncológicas entre los líderes de países latinoamericanos.

   “No sería extraño que hubieran desarrollado una tecnología para inducir el cáncer y nadie lo sepa hasta ahora”, se preguntó Chávez en aquella oportunidad.

   El actual presidente en funciones venezolano, Nicolás Maduro, volvió a poner en dudas el origen de la enfermedad que aniquiló al comandante Chávez y pidió que se iniciara una profunda investigación científica para determinar las causas y origen del cáncer que padeció su predecesor, quizás el más incómodo rival que tenía Washington en una América Latina que está aprendiendo a conducirse sola e independiente de los designios del Norte.

   Al margen de cualquier conjetura, sigue llamando la atención esta rara avalancha que el cáncer desata contra las izquierdas políticas.

   Aunque Estados Unidos lo niega rotundamente, no se puede olvidar que también negaron por más de 70 años haber sido los culpables de la voladura del acorazado Maine, en la bahía de La Habana para declararle la guerra a España y ocupar ilegalmente a Cuba, y que por medio siglo ocultaron ser los responsables de miles de muertes en Guatemala a causa de sus experimentos científicos con seres humanos, entre otras desventuradas mentiras.

   El tiempo y la verdad, dirán la última palabra.

Tomado de Cuba, la Isla Infinita
http://cubalaislainfinita.blogspot.com/2013/03/el-cancer-un-arma-imperialista-contra_10.html?spref=fb

Otros autores se han pronunciado sobre este tema, algunos, incluso antes de que fuera detectado el cáncer en el Comandante Presidente:

Cáncer inducido, ¿arma secreta?, en The Guardian/Chávez, la última víctima
http://www.rafapal.com/?p=20411


        [Link para The Guardian http://guardian.co.tt/lifestyle/2012-02-27/cancer-secret-weapon ]

El diario “The Guardian” publica fuerte y claro: CÁNCER, EL ARMA SECRETA
http://despierten.wordpress.com/2013/03/09/el-diario-the-guardian-publica-fuerte-y-claro-cancer-el-arma-secreta/#comment-2204

La enfermedad que persigue a los presidentes de Latinoamérica
http://tn.com.ar/politica/la-enfermedad-que-persigue-a-los-presidentes-latinoamericanos_077384

2 Años. Cinco Presidentes de América Latina Con Cáncer
http://www.taringa.net/posts/noticias/13541316/2-A-os-Cinco-Presidentes-de-Am-rica-Latina-Con-C-ncer.html

Varios presidentes sudamericanos, afectados por el cáncer en los últimos meses 

http://www.20minutos.es/noticia/1261973/0/presidentes/cancer/america-del-sur/

Presidentes de Latinoamérica que padecen de cáncer
http://www.elpopular.pe/actualidad-y-policiales/2013-03-06-presidentes-de-latinoamerica-que-padecen-de-cancer


Y para terminar, porque la búsqueda amenaza no tener fin:

El cáncer persigue a los presidentes latinoamericanos
http://www.semana.com/nacion/articulo/el-cancer-persigue-presidentes-latinoamericanos/265689-3

No hay comentarios.:

Publicar un comentario